Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 10, 2013

Ilustración infantil. Jugando en la playa.

Estoy rescatando algunos trabajos antiguos en todo el maremagnum que tenía de imágenes desordenadas y esta es una de las que más satisfecho estoy.

Se me ocurrió en la sala de espera del aeropuerto de Barajas. Para matar el tiempo siempre llevo un bloc para garabatear y este dibujo salió casi del tirón.

Recordé mi niñez en la playa junto a mis hermanos. Nos encantaba hurgar entre las rocas y meter las manos en los agujeros que quedaban expuestos a la bajamar. Más de una vez nos gastábamos bromas con que algún monstruo podía habernos atrapado los dedos.

Por suerte no fue así, aunque nos llevamos alguna mordedura de algún cangrejo y más de una picadura de anémona. Incluso una vez un pez escorpión me dejó la mano hinchada una buena temporada.

Pero eso es otra historia que seguro que me da para otra ilustración.


Diseño de escenario: colaborando en el colegio de mis niñas.

A todos los que se nos da más o menos bien esto de dibujar se nos suele pasar por alto el poder que tenemos para transformar objetos sencillos, como una servilleta, un trozo de cartón o cualquier papel en blanco, en algo emocionalmente valioso para otras personas.

Antes no solía reparar en esto. Probablemente porque veía mi habilidad como un medio para obtener algún ingreso económico extra, o incluso, ganarme la vida.

Hoy en día, como ya todo eso no me preocupa pues tengo un trabajo (por ahora!!) y una familia (para siempre!!), puedo saborear el agradecimiento y la admiración que despiertan mis dibujos. Y si el agradecimiento y admiración vienen de los niños, pues eso se convierte en un honor y un privilegio.

Recientemente Marta y Elsa, que son las maestras de mis niñas, se pusieron en contacto conmigo para pedirme el favor de hacerles un mural para una actividad que querían llevar a cabo con los “peques” de infantil. Y yo, como a algunas cosas no sólo no sé negarme sino que las hago…