Ir al contenido principal

Ilustración infantil. Jugando en la playa.

Estoy rescatando algunos trabajos antiguos en todo el maremagnum que tenía de imágenes desordenadas y esta es una de las que más satisfecho estoy.

Se me ocurrió en la sala de espera del aeropuerto de Barajas. Para matar el tiempo siempre llevo un bloc para garabatear y este dibujo salió casi del tirón.

Recordé mi niñez en la playa junto a mis hermanos. Nos encantaba hurgar entre las rocas y meter las manos en los agujeros que quedaban expuestos a la bajamar. Más de una vez nos gastábamos bromas con que algún monstruo podía habernos atrapado los dedos.

Por suerte no fue así, aunque nos llevamos alguna mordedura de algún cangrejo y más de una picadura de anémona. Incluso una vez un pez escorpión me dejó la mano hinchada una buena temporada.

Pero eso es otra historia que seguro que me da para otra ilustración.


Manualidades: La cenefa.


Recién llegado a mi nuevo piso, me dio por empezar a pintar una cenefa en la habitación del peque.

De esto ya hace cuatro años. Ni por asomo me imaginaba que me iba a llevar tanto tiempo. Y no porque no sea rápido dibujando y pintando (que lo soy ;-D), sino porque el día a día me ha ido comiendo.

Recientemente me he vuelto a poner con ello a petición de mi primogénito y, sobre todo, a mandato de mi señora (sí, me he casado con un Teniente Coronel con mando en plaza! !Qué pasa!).

Bueno, pasando por encima de estas veleidades, el caso es que estoy quedando bastante contento. Además la cenefa va mostrando la evolución en los gustos de mi niño. Lo último que me ha pedido es a Finn McMisile (de la película Cars 2) y a Jake el Perro y Finn el Humano (de la serie de dibujos animados Hora de Aventuras).

Y en eso estamos. Sólo espero a que me dé tiempo a terminarla antes de que el amigo llegue a la adolescencia... porque si no, (y si no cambian los gustos de mi querido hijo) me veo pintando unas tetas en la pared.


Comentarios