Ir al contenido principal

Ilustración infantil. Jugando en la playa.

Estoy rescatando algunos trabajos antiguos en todo el maremagnum que tenía de imágenes desordenadas y esta es una de las que más satisfecho estoy.

Se me ocurrió en la sala de espera del aeropuerto de Barajas. Para matar el tiempo siempre llevo un bloc para garabatear y este dibujo salió casi del tirón.

Recordé mi niñez en la playa junto a mis hermanos. Nos encantaba hurgar entre las rocas y meter las manos en los agujeros que quedaban expuestos a la bajamar. Más de una vez nos gastábamos bromas con que algún monstruo podía habernos atrapado los dedos.

Por suerte no fue así, aunque nos llevamos alguna mordedura de algún cangrejo y más de una picadura de anémona. Incluso una vez un pez escorpión me dejó la mano hinchada una buena temporada.

Pero eso es otra historia que seguro que me da para otra ilustración.


Manualidades: Ser dibujante, hace feliz a la gente.

O por lo menos, a la "menuda" gente (bueno, a veces "menuda" hay que ponerlo delante como "MENUDA" o detrás, según convenga).

El caso es que esto de dibujar bien (o eso creo...) sirve para hacerle alguna caricatura a algún amigo, hacerle una presentación a un cliente (esto me ha sacado alguna castañita del fuego) o que tus hijos estén entretenidos mientras dibujas con una mano y con la otra tratas de acertar con la cuchara en la boca (sí, soy SUPERMAN... QUÉ PASA?!).

Pero también se pueden hacer cositas que los hagan más felices y sentirse especiales.

Y este es el caso, del que estoy orgulloso del resultado y de la acogida.

Y también, para qué negarlo, de mis tres tesoros.



Halloween Kids.

Comentarios